• Yohana Recio

Claves de confinamiento (I): conociendo los traumas

En múltiples ocasiones habrás escuchado decir algo parecido a «yo no tengo ningún trauma» o incluso puede que seas tú mismo o misma quién lo haya dicho. Quiero tranquilizarte y que sepas que es normal pensar así cuando desconocemos el significado real de la palabra «trauma» dentro de un contexto psicológico.


Trauma viene del griego y significa «herida». ¿Alguna vez te has hecho una herida en alguna parte de tu cuerpo? Lo más sensato es que respondas que sí a esta cuestión, ya sea porque te hayas hecho un pequeño corte cortando verduras mientras cocinabas, o algo más grave como caerse desde un sitio alto o incluso tener un accidente de coche en el que te hayas lastimado bastante. Cuando esto acontece, no nos tiembla el pulso en decir que tenemos «heridas» y que necesitamos reposo o curas para las mismas. Así mismo, algo similar ocurre con nuestro sistema nervioso. El cerebro también tiene heridas y esas heridas se las conoce como «traumas». ¿A que es bastante ilógico decir que jamás hemos tenido una herida, o nos hemos golpeado o caído? Pues igual de ilógico es decir que no tenemos traumas.


Está claro que todos los traumas no son iguales, así que atención a esto: hay dos tipos de traumas, los traumas denominados T (T mayúscula) o t (t minúscula).


Como bien estás pensando los Traumas son aquellos en los que podemos ver peligrar nuestra vida o nuestra integridad psicológica. Algunos ejemplos son: un desastre natural o un abuso sexual.

En cambio, los «inofensivos» traumas, con la t pequeña, son aquellos que no son tan graves como para ver peligrar nuestra existencia o identidad, pero la vida cotidiana está llena de ellos. Por ejemplo: que un profesor/a o jefe/a nos regañe o nos ponga en evidencia en público, dejar una relación, la muerte de un ser querido…


Los traumas pequeños tienen menos consecuencias psicológicas que los Traumas grandes, pero si estos se dan de forma repetida a lo largo del tiempo pueden ser incluso más tediosos de tratar y curar. Es como si siempre te estuvieses cortando en el mismo sitio del dedo cuando cortas verduras para cocinar, ¿es muy raro que esa herida llegue a cicatrizar bien, verdad?¿A que un pequeño corte puede ser molesto?



Ahora, y por último, quiero que pienses en el confinamiento. Es una situación anómala, donde vemos a muchas personas morir en la distancia, casi todos ya conocemos casos cercanos de personas que han sido contagiadas u hospitalizadas, o incluso sanitarios/as que narran sus hechos en primera línea de batalla. ¿Puede verse tu integridad psicológica o incluso vital afectada por esta situación aunque lo veamos desde la distancia? ¿Crees que estar encerrado en casa, como situación anómala, puede tener consecuencias en tu sistema nervioso?


Nosotros afirmamos que sí. Es por ello que estos días estamos trabajando muy duro para poder ofrecerte una labor preventiva y que estos traumas o heridas (llámalo como más cómodo/a te sientas) no se enquisten, no sangren de más y no supuren pus más allá de cuando esto termine, convirtiéndose así en un estrés agudo o la siguiente fase del mismo, un estrés postraumático.

La verdadera complejidad es darse cuenta de que hay una herida que nos duele ahí dentro y poder romper todos esos patrones culturales y estigmas acerca de la profesión sanitaria mental. Es responsabilidad individual de cada ser humano el ir al médico y ser cuidadosos con nuestros estados físicos, ¿verdad? Pues es exactamente lo mismo con con el cuidado de nuestra salud mental personal.


Sé responsable y actúa. Deja que te cuiden y aprende a sanarte.













Referencias:


González A., Mosquera D. (2013). EMDR y disociación: el abordaje progresivo. Ed. Pléyades.


González A. (2017). No soy yo: entendiendo el trauma complejo, el apego y la disociación. Una guía para pacientes, familiares y terapeutas.


https://www.emdr-es.org/


38 vistas

PSICONLINE

Psiconline, tu bienestar es nuestro objetivo. 

    Contacto Alfonso:

687 899 480

alfonsoespejoam@hotmail.com

    Contacto Yohana:

680 68 23 43 

 yohanarecio@hotmail.com