• Yohana Recio

Disfrutar del trabajo: la teoría de flujo

¿Has escuchado ese mito que dice que hay gente que disfruta trabajando? O a lo mejor eres de los que se sumerge en una tarea que le parece apasionante, ni difícil ni fácil, y pasan las horas y quedas atrapado en una espiral de minutos efímeros llenos de disfrute. Si te pasa algo parecido a esto último, ¡enhorabuena! Aplicas la teoría de flujo y no te habías dado ni cuenta.


Allá por 1975, el Dr. Mihaly Csikszentmihalyi nos hablaba de la teoría de flujo o de experiencia óptima, y la describe como algo parecido a esto: «estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa».



La experiencia de flow es algo parecido a dejarse arrastrar por una tarea a través de su fluidez, es decir, nos sumergimos de lleno en esa acción y somos capaces de fundirnos con ella hasta alcanzar un nivel óptimo en el que nos sentimos realizados a partir de nuestra utilidad personal. La teoría de flujo tiene que cumplir una serie de requisitos:


-La tarea tiene que estar accesible y ser fácil de alcanzar.

-La concentración es fundamental. Hay que alcanzar un estado de conciencia plena en la misma.

-Los objetivos que nos impongamos a lo largo de la misma han de darnos retroalimentación al instante, tanto si son éxitos como si son fracasos, de tal forma que podamos reajustarnos a la misma.

-Las preocupaciones quedan fuera de este constructo por lo que realizamos la tarea sin esfuerzo.

-Se crea una sensación de control y comodidad que aleja el miedo al fracaso.

-El estado de conciencia es capaz de verse alterado, dando lugar a una focalización completa.

-El tiempo deja de apreciarse como tal, pudiendo alargarse unos segundos al infinito o pudiendo las horas transformarse en unos minutos.

-Hay un equilibrio entre reto y facilidad de completar la tarea.



La teoría de flow es una herramienta muy usada en las disciplinas de deporte de alto rendimiento, en algunas empresas y como método de aprendizaje en la educación. Como vemos son lugares en los que la concentración prima sobre el resto de capacidades mentales, teniendo que estar sometidos en algunos casos a mucha presión a raíz de las tareas por hacer.

¿Tú también quieres disfrutar de la sensación de flow? Presta atención a la técnica pomodoro:



Esta técnica fue desarrollada por Francesco Cirillo en 1980 donde se dividen el tiempo en 25 minutos de tarea intensa, alternándose con 5 minutos de descanso. Los pasos para completar esta tarea y aumentar tus niveles de concentración son progresivos e incluyen un elemento muy importante: el descanso programado como método reforzador.


  1. Decidir la tarea que vamos a realizar.

  2. Disponer el tiempo de 25 minutos en un temporizador.

  3. Trabajar intensamente en la tarea hasta que el tiempo concluya.

  4. Hacer una marca para contabilizar tus niveles de concentración de esa jornada.

  5. Descanso de 5 minutos.

  6. Volver de nuevo a programar el temporizador con 25 minutos para la siguiente ronda.

  7. Cada 4 lapsos de tiempo de 25 minutos, nos tomamos una pausa larga de 15 minutos.



Te recomendamos esta técnica si quieres aumentar la llamada «economía del esfuerzo». Trabajar sintiéndote útil, en el tiempo requerido, con descansos para ti y tu cerebro y con una sensación de esfuerzo óptima. Si nunca has sentido esto, te recomendamos que lo apliques a la tarea que más tedio te ocasione y veas lo resultados. O quizás te apetece aplicarlo a algo que te apasione, observa lo resultados.



Cuéntanos tus experiencias. Aprendamos entre todos.



REFERENCIAS



9 vistas

PSICONLINE

Psiconline, tu bienestar es nuestro objetivo. 

    Contacto Alfonso:

687 899 480

alfonsoespejoam@hotmail.com

    Contacto Yohana:

680 68 23 43 

 yohanarecio@hotmail.com