Emociones: tu brújula biológica (I)

Es un hecho que el 100% de personas sentimos emociones a diario, es un fenómeno que ocurre desde que nacemos hasta nuestro último día. Muchas personas creen que las emociones pueden llegar a resultar un lastre o que pueden llegar a afectar negativamente a nuestra vida, ya sea a la hora de tomar decisiones, a la hora de ser productivos o en momentos desagradables como la pérdida de un ser querido. No obstante, esta creencia es errónea, ya que las emociones juegan un papel fundamental en nuestra vida. ¿Qué sentido tendría la vida si no pudiéramos experimentar las sensaciones cuando logramos nuestros éxitos?¿cuando nos enamoramos?¿cuando disfrutamos de lo que nos gusta hacer?


En realidad la vida sin emociones no sería posible, ya que las emociones nos guían constantemente para ayudarnos a sobrevivir y a alcanzar la homeostasis, es decir, el equilibrio y el bienestar.


Hoy aprenderás a identificar tus emociones, un aspecto fundamental y clave para que en el siguiente post puedas ubicar las emociones en tu cuerpo y sacarles el máximo partido.



¿Qué son las emociones?

Las emociones son un conjunto de reacciones psicofisiológicas que se desencadenan ante un estímulo o una situación concreta que resulta relevante para la persona que la experimenta.


Estas reacciones son esenciales para vivir y te ofrecen información constantemente sobre las situaciones que vives a medida que las experimentas.


Cabe destacar que estas emociones se alojan en el sistema límbico, un conjunto de estructuras cerebrales que han estado presentes a lo largo de miles de años y que se han encargado de ayudar a tus antepasados a adaptarse al medio, sobrevivir y reproducirse. Piénsalo por un momento, el sistema límbico, es decir, las emociones, han ayudado al ser humano desde los primeros homo sapiens sapiens hasta tus padres a lo largo de miles de años a adaptarse al medio, sobrevivir y generar descendencia, tanto genética como cultural. Ese instinto en forma de emociones lleva miles de años funcionando, es una buena guía para vivir ¿verdad?.



Paul Mclean, neurocientífico experto en emociones, definió las funciones principales del sistema límbico: "son la motivación por la preservación del organismo y la especie, la integración de la información genética y ambiental a través del aprendizaje, y la tarea de integrar nuestro medio interno con el externo antes de realizar una conducta".


Nos queda claro que las emociones son vitales y esenciales en la vida y que son nuestra guía, pero ¿Qué sentido tiene las emociones desagradables como la tristeza, la ira o el asco? ¿no sería mejor no estar enfadado nunca? ¿no sería mejor que todo me hiciera feliz? ¿no sería mejor no sentir miedo y hacer todo lo que me proponga?


Es posible que no comprendas bien las funciones de tu brújula biológica, así que veamos cómo funciona.


6 emociones básicas, 6 funciones vitales.

¿Cómo se puede saber si una emoción se debe a la cultura o a la biología? Esta misma pregunta se la hizo Paul Ekman, psicólogo pionero en el estudio de las emociones. En la década de los 70 se dedicó a viajar por todo el mundo investigando las emociones que mostraban personas de diferentes culturas, pasando por ciudades de sociedades desarrolladas de alto poder adquisitivo, luegares más desfavorecidos y una gran cantidad de tribus que nunca habían tenido contacto alguno con las sociedades desarrolladas o la tencnología.


Pese a la extensa variedad cultural, el Dr. Ekman encontró que todas las personas manifestaban 6 emociones básicas:



Tristeza:


¿Qué es? Se caracteriza por una disminución de la actividad cognitiva y conductual, una disminución del estado de ánimo y una repercusión negativa en el nivel de actividad.


¿Para qué sirve? Aunque es una emoción muy desagradable, es necesaria e incluso de las más importantes, ya que ayuda a actuar en situaciones complejas como es la pérdida de un ser querido, nos lleva a reducir la actividad, no esforzarnos en vano y centrar la atención en nuestras sensaciones y necesidades, el llanto nos ayuda a desahogar la sensación de impotencia a la vez que es una conducta que aumenta las posibilidades de recibir apoyo social cuando es percibido por el resto.



Sorpresa:


¿Qué es? Es una respuesta de nuestro organismo ante algo percibido novedoso, imprevisto o diferente. Cuando la información que percibimos no se encontraba en nuestras expectativas, la incertidumbre, la desaceleración cardíaca y el aumento del tono muscular aparecen al mismo tiempo que el tono de voz aumenta, así como las verbalizaciones que expresan las sensación de sorpresa: Wow!!


¿Para qué sirve? La sorpresa te ayuda a focalizar tu atención en la información que estás recibiendo, dejando de lado el resto de procesos internos, te ayuda a distinguir los estímulos significativos y novedosos de los que no lo son, te anima a investigar más sobre esa información recibida. En función del tipo de estímulo, la sorpresa puede acompañarse de alegría o de ira.



Asco:


¿Qué es? Se trata de una sensación de evitación, aversión y rechazo ante un estímulo o sustancia que puede resultar nociva si se consume o si se expone a la misma debido a sus potenciales propiedades contaminantes. El asco no sólo puede aparecer ante comida en mal estado u olores desagradables, también ante ciertas personas, situaciones, actividades o lugares concretos.


¿Para qué sirve? El asco te ayuda a rechazar aquellos estímulos que pueden ser tóxicos, ya sean relaciones, trabajos, actividades o lugares que pueden poner en peligro tu bienestar.



Miedo:


¿Qué es? El miedo es un estado de una alta activación que pone en marcha conductas de escape y evitación ante estímulos o situaciones peligrosas, aumentando la preocupación por la seguridad y el bienestar, la tensión muscular, así como el aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria.


¿Para qué sirve? El miedo es la emoción que más te ayuda a adaptarte al medio y sobrevivir, ya que no sólo te aleja del peligro, sino que te ayuda a aprender conductas que te ayuden a adaptarte y alejarte de las fuentes de peligro que atenten con tu supervivencia.



Ira:


¿Qué es? La ira es una emoción que aumenta el nivel de activación de forma notoria, la tensión muscular, la frecuencias cardíaca y la amplitud respiratoria. Además, aumenta la velocidad de procesamiento a nivel cognitivo, la atención focalizada y estimula la síntesis de adrenalina, en definitiva, nos prepara para la acción.


¿Para qué sirve? La ira es percibida y catalogada como una emoción desagradable y negativa, aunque realmente cumple una función esencial: nos ayuda a afrontar una situación que nos frustra y que aparentemente supera nuestras capacidades, pero nos ayuda a superar retos, afrontar los peligros y además, nos ayuda a poner límites en relaciones o situaciones en las que se vulneran nuestros derechos o están en juego nuestro bienestar.



Alegría:


¿Qué es? Curiosamente, de las 6 emociones básicas, la única emoción que es agradable. La alegría genera sensación de placer y plenitud. Es común disfrutar de la alegría cuando conseguimos un objetivo o bien, cuando disminuimos una sensación que nos crea malestar.


¿Para qué sirve? La alegría es la emoción que nos guía ante aquellas situaciones, personas, lugares o estímulos que nos ayudan a adaptarnos y sobrevivir. Al contrario que las otras emociones, la alegría nos acerca a aquello que la desencadena, mientras que el resto de emociones nos aleja de aquellos estímulos que las detonan (a excepción puntual de la ira). La alegría también ayuda a afianzar lazos sociales, manifestando el bienestar producido por un estímulo o persona en concreto, anima a compartir aquellas fuentes de alegría y mejora la motivación anticipatoria.


Aunque de las 6 emociones básicas, sólo una de ellas (la alegría) sea puramente agradable, absolutamente todas son positivas, ya que todas ellas son necesarias y cumplen una función fundamental: ayudarte a sobrevivir y asegurar tu bienestar y adaptación al medio.



Hace miles de años adaptarse al medio significaba escapar de depredadores, evitar comer comida en mal estado, tener suficiente valor para cazar y alegrarse por haber conseguido construir una lanza con una piedra y un palo, pero a día de hoy la realidad ha cambiado, el ser humano ha evolucionado y los estímulos que disparan las emociones son diferentes, no obstante, las emociones siguen existiendo, nos siguen guiando y nos ayudan a sobrevivir y lo seguirán haciendo sin importar cuánto tiempo pase ni qué estímulo las desencadene.



Hoy has aprendido qué emociones básicas se alojan en tu sistema límbico, pero la semana que viene aprenderás a identificarlas en tu cuerpo, ya que el cuerpo es el medio físico que utiliza tu cerebro para expresar las emociones y ofrecerte esa valiosa información que tanto necesitas.


Verás cómo a partir de un ejercicio práctico que te tengo preparado podrás ubicar tus emociones en tu cuerpo, de esta manera podrás interpretar como nunca esa brújula biológica tan esencial: tus emociones.


¿Preparad@?


Te espero la semana que viene.




Referencias:


Flannelly, K. J. (2017). Brain Evolution and Emotions. InReligious Beliefs, Evolutionary Psychiatry, and Mental Health in America(pp. 71-78). Springer, Cham.


Fox, A. S., Lapate, R. C., Shackman, A. J., & Davidson, R. J. (2018). The nature of emotion. InFundamental Questions. Oxford University Press New York, New York.




24 vistas

PSICONLINE

Psiconline, tu bienestar es nuestro objetivo. 

    Contacto Alfonso:

687 899 480

alfonsoespejoam@hotmail.com

    Contacto Yohana:

680 68 23 43 

 yohanarecio@hotmail.com